martes, 31 de agosto de 2010

La sonrisa de "La Barbie"


Con sonrisa cínica, playera verde y el cabello muy corto, Édgar Valdez Villarreal, "La Barbie", fue presentado a los medios de comunicación en el Centro de Mando de la Policía Federal, unas 12 horas después de su captura en el Estado de México.

El gobierno federal presume que la detención, junto con la de seis cómplices, fue a través de una operación quirúrgica. No hubo balas y ello se debe, dice, a que ya lo tenían ubicado. No en vano se hicieron tantos operativos de búsqueda en la zona centro del país.

"La Barbie", con nacionalidad mexicana y estadounidense, era considerado como uno de los capos más violentos, con "decenas" de víctimas, según el comisionado de la Policía Federal, Facundo Rosas, el funcionario encargado de encabezar la presentación.

Esta aprehensión es, sin duda, una estrellita más para el gobierno de Felipe Calderón. Una más porque también ha conseguido las capturas de hombres clave. Esta lista la conforman Teodoro García Simental, alias "El Teo"; los abatidos Nacho Coronel y Arturo Beltrán Leyva; Vicente Carrillo Leyva, hijo del legendario "Señor de los Cielos"; Alfredo Belytrán Leyva, "El Mochomo"; Vicente Zambada Leyva, "El Vicentillo", y Eduardo Arellano, "El Doctor", uno de los últimos herederos de los Arellano Félix.

¿Y después de tantos aparentes éxitos qué balance podemos tener?

Inexplicablemente, los tiroteos, los "levantones", las muertes violentas, las torturas, los mensajes entre narcos, el cada vez más restringido trabajo periodístico y el miedo no se han reducido. ¿Acaso las capturas de los grandes capos han enfurecido a sus hombres?

La PGR de la administración foxista tenía una hipótesis. Consideraba que los grandes capos a buscar ya no eran los que operaban, eran más simbólicos que operativos. Atrapar a "La Barbie" no significaría descabezar a su organización delictiva. Decía que los blancos debían ser gente cuya identidad se desconocía, "narcojuniors" con carrera, hombres que se movían con bajo perfil. Nadie más ha hablado hoy de esta suposición. ¿Será que los cárteles ni siquiera han sido tocados y la ola de violencia no se detendrá con detenciones espectaculares?

Sí, habrá que colocar una nueva estrellita a las autoridades pero también los ciudadanos buscan ansiosos noticias relacionadas con calles más seguras, tranquilidad y vivir cada vez con menos temor. Preguntemos a los habitantes de Ciudad Juárez, de Culiacán, de Reynosa, ¿qué significa para ellos la aprehensión de "La Barbie", el violentísimo asesino que ni siquiera ha llegado a los 40 y de quien podemos suponer que cuida al máximo su apariencia física?

Será interesante lo que todos ellos opinen y qué tan lejana a su realidad es una captura de este tipo.

Por cierto, surge una duda que los funcionarios policiales no lograron responder. ¿Por qué se ríe el capo?, ¿porque el clima de terror seguirá igual?

No hay comentarios:

Publicar un comentario