lunes, 20 de diciembre de 2010

El show Diego

Fernández de Cevallos ya está presentable para hablar.
El espectáculo mediático se mueve incluso tomando como base lamentables noticias como la privación ilegal de la libertad de una víctima, sobre todo si ésta es del calibre del panista Diego Fernández de Cevallos.

Hoy fue interrumpida la transmisión normal del noticiero matutino Primero Noticias, en el Canal de las Estrellas, por un mensaje de Joaquín López Dóriga, quien para abrir semana informó de la liberación del panista, con quien incluso ya había hablado telefónicamente.

Como seguimiento normal, algunos panistas como Fauzi Hamdan confirmaron la noticia y la PGR, en su papel, dijo que no podía respaldar la veracidad de la información porque la familia había solicitado que se retirara de las investigaciones. Sin embargo, una vez que le fuera confirmada por los parientes más cercanos o abogados, las pesquisas se retomarían.

Después de esta nota informativa, de lunes por la mañana y cuando la gente empezará (o comenzó ya) a irse de vacaciones, quedan en el aire algunas preguntas que nos hacen pensar que la noticia fue calculada, para subir ratings, seguir con el show y mostrar el hecho en el momento más preciso.

Destaquemos dos: la primera, que hace tres semanas el diario El Universal ya había adelantado la liberación, dada a conocer por algún familiar pero que nadie se había atrevido a reconfirmar. Se dijo entonces que Diego no podía aparecer ante las cámaras como había quedado físicamente tras más de siete meses de cautiverio pero que en su momento, cuando estuviera en condiciones, se diría oficialmente que el plagio había concluido.

La segunda interrogante es ¿por qué en algunos medios de comunicación desde ayer domingo se estaban preparando semblanzas del panista en espera solamente de la confirmación de su libertad?

Y sí, para dar el dato digamos más cercano a lo oficial, escogieron un horario preferencial del principal canal de Televisa, para que de ahí el resto de los medios de comunicación simplemente reprodujeran la noticia. Añadamos que cuando "El Jefe" llegó a su residencia de Las Lomas, minutos después de difundida la información, en un auto Mercedes Benz que él conducía, llevaba la barba crecida y lucía un poco más delgado, pero tenía la voz firme, como de costumbre.

Diego se detuvo a hablar con los representantes de la prensa, nadie le rogó que lo hiciera y respondió prácticamente todas las preguntas antes de ingresar a su casa.
Se trató de un secuestro, claro, pero también de un hecho telenovelesco con principio y fin.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Narcos avalados por el pueblo

Los líderes de "La Familia Michoacana", uno operando y el segundo abatido en un operativo.
Como ha ocurrido históricamente con cárteles como el del Golfo en Tamaulipas, hoy sucede que a los narcotraficantes de "La Familia Michoacana" los apoya un importante sector de la población en Michoacán, incluso en Morelia, su capital.

Los habitantes de este estado, como suele ocurrir, ve en el supuesto movimiento disfrazado de beneficios sociales una opción para mejorar su situación económica y en general, para lograr una mayor estabilidad y bienestar en las localidades.

Los de "La Familia", con una doctrina muy específica, así se venden e intentan llenar un vacío gubernamental como ha pasado en otros estados, con otras organizaciones que proporcionan múltiples ayudas, perfectamente tangibles, a personas azotadas por la mala economía y las peores autoridades.

Se conocen casos, por ejemplo, de tiendas de autoservicio que fían a la gente pobre, de puentes vehiculares construidos de dinero no oficial o de la entrega de juguetes a niños en grandes estadios. Detrás de todo ello está algún cártel que como parte de sus operaciones también trata de hacer feliz a su comunidad y de ganar legitimidad entre sus miembros.

Es por eso que Servando Gómez Martínez, "La Tuta", a través de una radiofrecuencia, convoca a la lucha armada entre los michoacanos y hace una invitación a que la gente incluso duerma con las armas a un lado.

Es por eso que estalló la violencia en varias localidades michoacanas tras los operativos en los que murió Nazario Moreno Martínez, "El Chayo", líder e ideólogo de la organización.

Es por eso, también, que en Morelia aparecieron carteles con mensajes supuestamente escritos por ciudadanos en los que piden a "La Familia" que se enfrente, pelee y ataque al mal gobierno federal, pero que no se meta con la población civil.

"Señor 'Chango' Méndez, por favor no involucre a civiles quemando carros que no tienen nada que ver", señala la manta en la que los que difunden el mensaje reiteran el apoyo a la organización criminal. Pero al final, en el mensaje se proporciona todo el apoyo ciudadano.

Michoacán hoy es un campo de batalla entre los nuevos narcos y las autoridades y tal parece que los primeros cuentan con el aval de los habitantes y mayor simpaía que las segundas. El gobierno, dentro de la batalla a balazos que mantiene contra los narcotraficantes y el crimen organizado, deberá hacer votos por lograr ganarse la confianza de quienes habitan todas estas localidades.

lunes, 13 de diciembre de 2010

"Hard Candy Fitness", en narcocolonia

Sin saberlo, la cantante Madonna estableció su primer gimnasio, “Hard Candy Fitness”, en una zona de narcotraficantes.

Madonna inauguró su gimnasio en el DF el mes pasado.
El negocio de la estrella internacional se localiza en Bosques de Duraznos 47, en Bosques de las Lomas, donde autoridades federales cuentan con información de que el crimen organizado renta residencias para almacenar armamento e incluso utilizar como guaridas.

Esta zona, se sabe, es utilizada por integrantes de los cárteles de los Beltrán Leyva y “La Familia Michoacana”, quienes curiosamente mantienen una pugna por varias plazas del centro del país.

El ejemplo más claro es el domicilio localizado aproximadamente a un kilómetro del gimnasio, en Paseo de los Tamarindos número 140, en el edificio Armoni House, dentro de la misma colonia, donde la Policía Federal, en grupos de 200 agentes, realizó una serie de cateos en busca de un capo de la droga el pasado 9 de agosto.

La acción policial se llevó a cabo a través de elementos en camionetas Suburban, otro tipo pick up, un helicóptero e incluso con francotiradores que se distribuyeron en varios domicilios localizados en el lugar. Los agentes revisaron varios departamentos de lujo en esta dirección en donde no hicieron detenciones pero lograron recabar una serie de datos.

En una de esas revisiones, incluso, se reportó una balacera, de acuerdo con versiones de algunos testigos.

Posteriormente, el operativo se amplió a otras direcciones cercanas, como el número 130 de Paseo de los Tamarindos, dentro de la misma colonia residencial de la Ciudad de México.

Originalmente las autoridades federales ocultaron el dato para tratar de negar que hubiera la presencia de narcotraficantes en esta zona de la metrópoli; sin embargo, la movilización fue tan notoria que la Secretaría de Seguridad Pública del gobierno federal terminó reconociendo las acciones a través de un comunicado de prensa.

Aunque no se confirmó el dato, existe información de que en la zona estaba Édgar Valdez Villarreal, alias “La Barbie”, quien posteriormente sería atrapado en la zona de Lerma, Estado de México, cerca del área metropolitana de la Ciudad de México.

Meses antes de la captura de este capo y de la aplicación del operativo en la delegación Miguel Hidalgo, en la misma zona residencial fueron encontrados, decapitados, tres hombres a bordo de un vehículo abandonado. Junto a los cuerpos sin vida apareció un mensaje en contra de “La Barbie”, información que permitió ampliar a las autoridades federales realizar una serie de operativos en estas calles.

Posteriormente, el 10 de noviembre, fueron localizados dos cuerpos sin vida en una bóveda subterránea localizada también en Bosques de las Lomas, como parte de operativos en contra de la organización delictiva de los Beltrán Leyva. Estas acciones fueron encabezadas por la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), de la PGR.

Otro golpe digno de destacarse, en la zona del gym de la estrella estadounidense, es la aprehensión de Vicente Carrillo Leyva, hijo del legendario “Señor de los Cielos”, Amado Carrillo Fuentes el 1 de abril de 2009.

La captura se reportó en un parque donde el joven narcotraficante hacía ejercicio, muy cerca del domicilio que habitaba en la misma colonia que pertenece a las delegaciones Miguel Hidalgo y Cuajimalpa del Distrito Federal.

Se cuenta con información oficial de que algunas calles de Bosques de las Lomas son rentadas por integrantes de la delincuencia organizada, tanto por secuestradores como por narcotraficantes.

Ahí hay casas de seguridad donde guardan a plagiados, donde se almacenan armas y donde incluso se esconden algunos de los delincuentes, mezcladas entre domicilios en los que viven familias de elevados recursos económicos, edificios de oficinas y establecimientos diversos.

Se sabe también, según se asienta en averiguaciones previas de la Procuraduría General de la República, que existen negocios bajo sospecha de ser utilizados como empresas fachada para lavar dinero de distintos delincuentes.

Estos fueron algunos de los inconvenientes de los que seguramente no se enteró la cantante Madonna para establecer su primer gimnasio, el cual decidió operara en una exclusiva zona de la Ciudad de México.

La estrella tampoco contó en que tenía que conseguir una serie de permisos de uso de suelo que no se tramitaron para el momento en que fue inaugurada la negociación con razón social “Hard Candy Fitness”, por lo que ésta tuvo que ser cerrada durante algunas horas en tanto fueron solucionados los problemas de manera fast track, a solicitud de la delegación Miguel Hidalgo.

jueves, 9 de diciembre de 2010

La exhibición de "El Ponchis"

b
"El Ponchis" ya está arraigado. Foto: EFE
Si el atribulado y maltratado Ejército mexicano quería colocarse una estrellita con el caso "Ponchis", nuevamente y para su interminable mala suerte, no le funcionó y terminó otra vez como una de las instituciones con más violaciones a las garantías individuales.

En la detención del adolescente de 14 años al que se le atribuyen múltiples homicidios y decapitaciones, por lo que ya quedó estigmatizado como "el niño sicario", pueden observarse irregularidades por todos lados.

De entrada, la Defensa, que si algo hay que destacarle es su capacidad de matar a tanta gente en sus operativos policiacos, desplegó a su fuerza para hacer realidad la captura de un muchacho que puede ser un niño, mientras que los marinos, los de enfrente, han presumido la aprehensión de capos de la talla de Ezequiel Cárdenas Guillén, el abatido "Tomy Tormenta".

Después, el joven fue videograbado para que todo mundo se enterara, de su propia voz, de las maldades imperdonables que hizo a la sociedad mexicana.

Para colmo, el niño fue entregado a la Procuraduría General de la República, que lo encerró en instalaciones de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada, luego no sabe qué hacer con él y terminó exhibiéndolo otra vez ante los medios de comunicación dando a conocer públicamente su nombre y apellidos.

Los periodistas, por supuesto, como muchas otras veces, actuaron como voceros del gobierno y reprodujeron en sus espacios el show de la detención, la recabación del testimonio y la equivada situación jurídica que le fueron tejiendo al "mega delincuente" que ni siquiera es mayor de edad. Al final, incluso, que´dó arraigado en el estado de Morelos.

La exhibición de quien fue identificado como "El Ponchis" hoy es posible gracias a un sistema inquisitorio que urge sea sustituido en el país cuanto antes, pero al que además hay que añadir la violación de varias de procesos por las propias autoridades, quienes a su antojo revelan lo que en otros momentos o circunstancias negarían a la prensa argumentando el sigilo de una averiguación previa.

En este caso específico, tal parece que mostrar un rostro y hacer un espectáculo novelesco alrededor suyo es lo que indican los ordenamientos vigentes.

domingo, 5 de diciembre de 2010

La palabra de "El Grande" contra Proceso

Pronunciamiento de la organización civil Article 19 respecto a la declaración del presunto narcotraficante Sergio Villarreal, "El Grande", quien acusa al periodista Ricardo Ravelo, del semarario Proceso, de recibir dinero del narcotráfico. A partir de este testimonio surgieron una serie de reacciones entre las que destacan las difundidas por conocidos comunicadores de Televisa refiriéndose a la confiabilidad de la revista en cuestión. Juzguemos el mensaje, textual, de Article 19 sobre el tema de presunción de inocencia y debido proceso. 

Sergio Villarreal, "El Grande", durante su detención.
México: Filtraciones de la PGR ponen en Riesgo a Ricardo Ravelo y el resto de colaboradores de PROCESO

La reciente controversia generada a partir de la filtración de la averiguación previa de la Procuraduría General de la República que contiene la declaración de Sergio Villareal, presenta la oportunidad de continuar avanzando en la reflexión colectiva sobre el tipo y calidad de información que las audiencias requieren. En este contexto, ARTICLE 19 aprovecha para plantear a la sociedad mexicana los siguientes elementos para la su reflexión.

La difusión de los dichos de Sergio Villareal que implican a la Revista Proceso y a su colaborador, el periodista Ricardo Ravelo, carece de todo sustento probatorio y, al mismo tiempo, viola los derechos de presunción de inocencia y debido proceso al promover un juicio mediático, lo cual expone a un serio riesgo la integridad física del comunicador y el resto de colaboradores del semanario.

La protección de los medios de comunicación y voces críticas o disidentes resulta esencial para cualquier democracia por lo que promover su estigmatización a través de juicios mediáticos contraviene los principios que la sustenta. En un contexto de violencia, el ejercicio de un periodismo crítico e independiente resulta crucial para la rendición de cuentas y construcción de una cultura de paz.

La libertad de prensa se debe de ejercer respetando derechos fundamentales, principios legales nacionales e internacionales que deben de atender todos los medios de comunicación al momento de difundir información. La validez informativa debe de salvaguardar la integridad física y dignidad de las personas involucradas y no promover agendas políticas de grupos específicos incluyendo a las autoridades.

ARTICLE 19 no busca hacer un juicio sobre la calidad periodística de los medios de comunicación y periodistas involucrados en la actual controversia, sino señalar los efectos que esta tiene en el ejercicio de la libertad de expresión y otros derechos humanos. Las audiencias, como beneficiarias y destinatarias últimas del flujo de información, deben alzar la voz para exigir a sus comunicadores, el tipo de información que requieren.

ARTICLE 19 rechaza de manera enérgica la promoción de juicios mediáticos y la estigmatización de medios de comunicación y periodistas críticos e incómodos. En este sentido, exigimos que el Estado mexicano adopte medidas inmediatas para proteger la integridad física de Ricardo Ravelo y el resto de los y las colaboradoras del semanario.

Al mismo tiempo, exigimos que el Estado mexicano se abstenga de interferir en el libre flujo de ideas, información y opiniones a través de la filtración selectiva de información. De manera particular, hacemos un llamado a la Procuraduría General de la República a establecer una política de comunicación acorde con los principios de legalidad, transparencia y apertura propios de un régimen democrático.

La filtración de información o documentos como una política de comunicación es incompatible con los principios democráticos, ya que contraviene los principios de transparencia, máxima publicidad y difusión proactiva de información.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Un Ejército embarrado por WikiLeaks


Lo que arrojan los cables filtrados del sitio WikiLeaks sobre México en materia de seguridad no es nuevo, pero que esa información que ya suponíamos aparezca en documentos reales y hasta el momento no desmentidos, es un deleite.

Esperemos que las reacciones del gobierno de Felipe Calderón sean tan entretenidas como la información de origen para que sigamos disfrutando del "chismerío fantástico", como calificara a esta situación el ex canciller Jorge Castañeda.
El general Guillermo Galván y el fracaso de su tropa.

Ahí va, para quienes no han revisado la información, lo que la Embajada de Estados Unidos opina de las siguientes instituciones, personas, acciones del gobierno mexicano y diferentes actores en el tema:

Del Ejército Mexicano: Que es incapaz de contener al narcotráfico.

De la Secretaría de Marina: Que tiene éxito en sus operativos frente a la percepción de derrota de los aplicados por el Ejército.

De la lucha calderonista contra el narcotráfico: Que es agresiva pero descoordinada. Por lo tanto, existe la percepción de que la estrategia ha fracasado.

De Estados Unidos: Que es necesario para México para dar ayuda tecnológica y de capacitación.

Asimismo, los cables filtran las opiniones de algunos personajes respecto al asunto del crimen organizado:

Funcionarios de la Secretaría de Gobernación: Que no hay control en ciertas regiones del país frente al narcotráfico.

El secretario de la Defensa, Guillermo Galván: Que se tiene que imponer un estado de excepción en ciertas zonas del país.

De Fernando Gómez Mont (en respuesta al general Galván): Que se podía estudiar la suspensión de garantías individuales durante algún tiempo en localidades como Ciudad Juárez.

Después de estos morbosos y reveladores datos, esperemos lo que vayan arrojando otros cables sobre la opinión gringa de nuestro atribulado país y sus protagonistas.

lunes, 29 de noviembre de 2010

El delicado tema de Diego

Diego Fernández de Cevallos, ¿dónde está ahora?
La verdad sobre la supuesta liberación de Diego Fernández de Cevallos sólo la tiene su círculo más cercano; es decir, su familia -hermanos, sobre todo- y sus abogados que han participado activamente en las negociaciones.

Son ellos las únicas fuentes informativas a las que se deberá confiar para conocer qué es lo que está ocurriendo sobre el paradero de "El Jefe". Las autoridades federales y locales, quienes han desmentido que la versión sea cierta, digamos que no son las más correctas o autorizadas para proporcionar la información real. Es muy probable que se encuentren ajenas a lo que está ocurriendo.

El gran problema con la versión publicada en la prensa es que está respaldada por una sola fuente que no representa a todo el círculo cercano de Diego. Y la información, sumamente sensible para manejarse en medios, debió corroborarse a través de distintas fuentes para, principalmente, no poner en riesgo la integridad de quien aún puede estar en cautiverio.

Sobre el tema Diego, tratándose de un secuestro, más importante que ganar la nota a toda costa debe estar el deber de proporcionar información veraz, oportuna y bien cuidada, pensando siempre en las repercusiones que tendrá lo que se difunda, más allá de las ocasionadas por la intrépida labor del reportero y del medio informativo, sino en las reacciones que indiquen que la versión es falsa. Asunto delicado, al final, para la imagen de la empresa periodística.

Como en otros tantos temas, el de la cobertura de casos sensibles como el de un secuestro, siguen haciendo falta procedimientos más específicos en los códigos de ética y en los protoclos de cobertura de los medios informativos. Quizá mucha gente no comulgue con la ideología de personajes como Fernández de Cevallos e incluso considere al panista como alguien digno de toda crítica y cuestionamientos. Sin embargo, al final se trata de una víctima de un delito cuyos datos dados a conocer de más pueden cambiar el rumbo de las cosas.  

  

jueves, 25 de noviembre de 2010

Amenaza zeta-militar a reportero

Testimonio del reportero Luis Ángel Sas, de El Periódico de Guatemala, amenazado por militares de su país tras publicar una serie de textos sobre la protección del Ejército guatemalteco a sicarios mexicanos de "Los Zetas", vinculados con el cártel del Golfo.

Uno de los textos de Sas publicado en El Periódico.
El martes 16 de noviembre del 2010 a las 11:30 horas ingresó una llamada a El Periódico que fue transferida a mi extensión. Un hombre me ofreció pruebas sobre un grupo de narcotraficantes. Dijo que había observado un reportaje que realicé y que fue publicado el 13 de noviembre titulado “Cobán: la capital del narcotráfico en Guatemala”.

No dio su nombre, sólo dejó un número de celular. Insistió en reunirse conmigo. Dijo que era urgente. Yo le dije que estaba por realizar un reportaje que me tomaría varios días y después colgó.

A las 18:30 horas ingresó otra llamada que fue atendida por la secretaria de redacción. La voz de un hombre preguntó por mí, si ya había regresado de Panamá. Ella le dijo que esperara un minuto pero él la interrumpió y le dijo: “dígale que se va a morir sí sigue hablando con el licenciado Galindo”. Después colgó.

La secretaria me explicó el mensaje. Yo informé a mi editora Claudia Méndez Arriaza y ella se lo dijo al director Juan Luis Font. Se llamó al Ministerio Público (MP) y dos agentes fiscales llegaron a la redacción a entrevistarme.

El miércoles 17 de noviembre fui al MP a ratificar la amenaza y al medio día tomé un vuelo rumbo a Panamá para un foro de narcotráfico y periodismo.

Cuando yo estaba en Panamá llamaron nuevamente a El Periódico. Un militar que dijo llamarse Carlos Enrique Garcia, supuestamente mayor del Ejército de Guatemala, diciendo que yo me había reunido con el licenciado Galindo cobrando por cada reunión 8 mil quetzales (mil dólares aproximadamente).

El licenciado Moisés Galindo es el abogado de un militar que reportó el robo de armas, explosivos y municiones de la bodega del Ejército y que terminaron en manos de Zetas en Guatemala. Yo realicé la investigación y efectivamente hablaba con el licenciado Galindo por este tema.

lunes, 22 de noviembre de 2010

Los tiroteos imparables

El homicidio contra dos civiles, por parte de marinos, en la localidad tabasqueña de Jalpa de Méndez, fue el último acontecimiento en el que miembros del Ejército y las Fuerzas Armadas mataron bajo el argumento de la aplicación de operativos contra la delincuencia organizada.

Uno de los hechos más recientes, balacera en Ciudad Mier
Pasan los días y hechos como éste se hacen viejos ante la actualización de acontecimientos similares. La última de los soldados ocurrió ayer domingo en Tepic, cuando elementos de la 13 Zona Militar abatieron a balazos a cinco presuntos delincuentes. Otra vez la Defensa dio a conocer su posición frente a este hecho; nuevamente repelieron sus soldados una agresión, como está ocurriendo semana tras semana. Pero, ¿quién podrá rebatir estas posturas?

Lo cierto es que los métodos de las fuerzas armadas mantienen un alto grado de tensión en la política de seguridad de la administración de Felipe Calderón.

Cada vez son más frecuentes los incidentes en carreteras y retenes federales entre civiles y militares, debido a la falta de protocolos que garanticen –en un marco de seguridad para los soldados– la integridad física de los ciudadanos.

Los tiroteos indiscriminados que han protagonizado militares y marinos en fechas recientes mantienen un saldo negativo y de alto impacto mediático, por las muertes de civiles inocentes que han provocado.

Aquí reiteramos la información de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) referente a que 16 mil 677 de sus elementos, principalmente jefes y oficiales, recibieron en lo que va del año múltiples cursos de capacitación en derechos humanos, apoyados por la CNDH en 21 estados del país.

Los cursos no han sido suficientes y la violencia que desatan las fuerzas armadas con sus métodos de “guerra” en zonas urbanas ya representa un serio problema para la administración de Felipe Calderón.

En una semana se reportaron alrededor de 35 muertes de “presuntos delincuentes” en sus operativos, hechos que las autoridades castrenses disfrazan como “contestaciones a agresiones”, sin que nadie lo compruebe.

Las cifras de muertes siguen subiendo. Antes se hablaba de ajustes de cuentas entre grupos de narcotraficantes que ya no respetaban a nadie. Hoy muchos de los decesos son con balas oficiales de por medio.

Habrá que preguntarse en qué terminará esta guerra, si la estrategia del Ejército continuará y qué autoridad será la encargada de esclarecer, con pruebas y sustento legal, cómo se desarrollaron los tiroteos y cuál es la verdadera culpabilidad de los caídos.

jueves, 18 de noviembre de 2010

La sesión del bostezo

La 29 Sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública tocó fundamentalmente dos temas: los criterios de asignación de fondos federales -más de 7 mil millones de pesos- para seguridad en los estados y la promoción, otra vez, del presidente Felipe Calderón a su propuesta de Mando Único Policial.

Es decir, se trató de una reunión meramente de procedimiento, donde no se dieron a conocer diagnósticos sobre seguridad o explicaciones a situaciones importantes relacionadas con el tema, que por supuesto implicarían tener que tratar el asunto de la violencia que ha tomado nuevas formas y no cesa en varias entidades del país.

Respecto a los dineros del llamado Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública a Estados y Municipios para 2011 se definió cómo serán entregados: más del 90 por ciento a partir de una serie de procedimientos que deben seguir las entidades como en otros años, y el resto a partir de ìndices delictivo y tamaño de poblaciones. Es decir, nada nuevo.

En seguida, se exhortó al Senado a acelerar los trabajos para que las entidades se ciñan al plan del Mando Único Policial a nivel estatal, recurso que pretende, entre otras cosas, contener la corrupción policiaca y en el mejor de los casos, reducir la violencia en el país.

Minutos de bostezo en el Palacio Nacional, donde el asunto de los recursos pudo darse a conocer a través de comunicaciones por escrito y el de la policía única pudo reiterarse en cualquier otro momento, como lo ha hecho cada miembro del gabinete de seguridad -incluido Alejandro Poiré, el del cargo que nadie entiende por qué existe- y el propio Calderón, bajo el argumento de que es la panacea.

En fin, hicieron falta la crítica y los cuestionamientos de los gobernadores y el jefe de gobierno capitalino para darle solidez a esta rutinaria reunión.

La sesión de los discursos

El grupo de seguridad de Calderón. Foto: Fernando Villa del Ángel
En estos momentos se reúnen en  el Palacio Nacional autoridades federales y gobernadores de los estados como parte de la 29 sesión ordinaria del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Entre la violencia que sigue, las agresiones a ciudadanos comunes y los tiroteos constantes del Ejército Mexicano en los que el argumento sigue siendo la batalla frontal contra el crimen organizado, ¿qué podrán decir estos personajes que valga? Agreguemos el ingrediente de que las entidades recibirán recursos, como nunca, para su seguridad a través del gobierno federal. Es decir, en el evento de hoy deberán tomar en cuenta este dato antes de hablar mal de Felipe Calderón y sus colaboradores.

El secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Juan Miguel Alcántara Soria, abrirá la serie de discursos y será secundado por el primer mandatario.

Después hablará el titular de la PGR, Arturo Chávez Chávez, y el otra vez premiado con recursos económicos para el año entrante, Genaro García Luna, secretario de Seguridad Pública.

Luego hablarán los gobernadores de Baja California, José Guadalupe Osuna Millán; de Sonora, Guillermo Padres Elías, y de Michoacán, Leonel Godoy Rangel. Al final dará un discurso final el presidente Calderón y quedará la sesión cerrada.

He aquí los temas coyunturales de los que esperaríamos alguna explicación.

1. Los retenes y operativos militares que siguen causando muertos. El más escandaloso de esta semana es el de Tabasco, el pasado 14 de noviembre, en el que murieron dos jóvenes que se negaron a detenerse en un punto de revisión.

2. El éxodo en ciudades de Tamaulipas, como Mier, en el que suman más de 300 las familias que han huido desesperadas incluso a otras localidades de por sí violentas en el mismo estado, pues no les ha quedado de otra.

3. Los niveles de violencia que no han disminuido en los estados, ni siquiera con la caída de Antonio Ezequiel Cárdenas Guillén, quien fuera líder del cártel del Golfo.

Los otros temas que traten ya son ganancia, pero esperemos que entre ellos destaque uno contundente para la tranquilidad de la población.

Esperemos los detalles.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

El Ejército y sus malditos retenes

Esta semana la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) dio a conocer públicamente que 16 mil 677 de sus elementos, principalmente jefes y oficiales, recibieron en lo que va del año múltiples cursos de capacitación en derechos humanos, en estrecha coordinación con la CNDH.

La capacitación se dio en 21 entidades del país donde se encuentran adscritos estos militares, y consistió en 55 conferencias, 57 cursos, tres diplomados y cinco seminarios. Los temas fueron atención a víctimas del delito y abuso de poder, los derechos humanos en México, principios básicos sobre el uso de armas de fuego y del empleo de la fuerza, así como prevención de la tortura. 

Los cursos, por si fuera poco, también incluyeron el tema de los derechos de los periodistas y la libertad de expresión.

Tabasco, 14 de noviembre.
Sin embargo, la Sedena -que por cierto fue premiada con un importante incremento a su presupuesto para el año entrante- y la Secretaría de Marina, es decir, los honorabilísimos Ejército y Fuerzas Armadas, siguen con los mismos vicios. Su personal de tropa continúa sacrificando a civiles sin que haya evidencias previas de que pertenezcan a delincuencia, y bajo el argumento de que los elmentos simplemente repelen agresiones.

El último abuso, para no variar, ocurrió en un retén. Esta vez en la comunidad de Jalpa de Méndez, en Tabasco, estado en en que los soldados, hay que destacar, no han sido capacitados en materia de derechos humanos. Esta agresión ocurrió en una base de operaciones mixta encabezada por integrantes de la 30 Zona Militar pero en la que supuestamente realizaron la agresión elementos de la Marina.

Víctor Manuel Chan, comerciante de ropa, y Ramón Pérez Román, trabajador petrolero, regresaban de una fiesta cuando se negaron a detenerse en este punto de revisión y fueron abatidos a tiros por los militares.

La comunidad, enfurecida, arremetió contra los uniformados a pedradas y palazos y posteriormente efectuó una serie de protestas con cartulinas donde cuestionan seriamente los operativos encabezados por el gobierno federal para combatir la delincuencia organizada.

A través de un comunicado de prensa emitido el 15 de noviembre pasado, la Sedena tuvo que reconocer que quienes murieron son "dos civiles" y no "dos presuntos delincuentes" como ya acostumbra etiquetar a quienes vence en los tiroteos que ocurren prácticamente cada semana en territorio nacional.

También se vio obligada la dependencia a admitir que "las autoridades correspondientes se encuentran realizando las diligencias necesarias con el fin de deslindar responsabilidades del personal que integra el referido grupo mixto".

Por supuesto que en algunas comunidades fuertemente vigiladas por militares, para la población es una verdadera maldición toparse con un retén de este tipo.

martes, 16 de noviembre de 2010

Puebla, paraíso narco


Puebla parece intocable. No ocupa los primeros lugares en incidencia de homicidios dolosos provocados por arma de fuego, de acuerdo con  datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

La cifra de esta conducta de enero a octubre del presente año es apenas de 165 casos, lo que ubica a la entidad en el lugar nacional número 16 por la comisión de esta conducta, muy lejos de los números reportados en Chihuahua, Sinaloa o Durango, que encabezan esta tabla.

Sergio Villarreal, "El Grande", capturado en la capital poblana.
El estado y principalmente la ciudad capital son considerados por algunas autoridades como un “paraíso” en el que habitan cabezas importantes de los grupos de la droga y sus familias, como en algún momento fueran las ciudades de Monterrey y Guadalajara.

Es decir, aquí difícilmente hay balaceras, venganzas, ajustes de cuentas o violencia generalizada. Es como un pacto no escrito entre los cárteles, respetar esta plaza donde,  por supuesto, también corren estupefacientes y también se realizan operaciones de lavado de dinero.

En el territorio poblano también hay casas de seguridad y sus comunidades y ciudades sirven de refugio para los grandes capos de la droga que se presume son protegidos por autoridades municipales y estatales.

Para muestra, cómo olvidar, por ejemplo, cuando en abril de 2006 se destapara la supuesta protección de un narcotraficante por la entonces procuradora Blanca Laura Villeda Martínez, quien lo quiso liberar peleándose con los “afis” (agentes federales de investigación) que lo habían atrapado. El hecho quedó debidamente documentado en un escandaloso video que fue difundido por Internet.

Las sospechas de la presencia de los grandes líderes en territorio poblano se convirtieron en certeza en marzo de 2002, con la aprehensión de Benjamín Arellano Félix, líder del cártel de Tijuana, por parte del Ejército Mexicano, en el fraccionamiento La Escondida de la ciudad de Puebla.

Junto con el sanguinario capo cayó también uno de sus lugartenientes, Manuel Martínez González, “La Mojarra”, que se encargaba de la seguridad del jefe de la droga y de las operaciones de lavado de dinero.
Las aprehensiones ocurrieron cuando Arellano Félix se encontraba “en familia”, con su esposa y sus dos hijos, sin que el Ejército Mexicano, encargado del operativo de captura, realizara un solo tiro.

Según la PGR, testimonios recabados en el lugar arrojaron que Benjamín era una persona “normal”, no protagonizaba fiestas ni escándalos. En la propiedad donde fue atrapado no había grandes arsenales con armas de alto calibre, lo cual habla de la seguridad con la que el capo se movía por la ciudad y por el vecindario.

Más recientemente, en septiembre de este año, cayó también en la capital poblana otro importante jefe de la droga: Sergio Enrique Villarreal Villagrán, conocido con el alias de “El Grande” y uno de los jefes de la organización delictiva de los hermanos Beltrán Leyva.

El ex policía ministerial de Coahuila fue capturado un domingo en el fraccionamiento residencial Puerta de Hierro de la ciudad de Puebla por elementos de la Armada de México.

Autoridades locales poblanas como el secretario de Gobernación, Valentín Meneses, y el procurador Rodolfo Igor Archundia, reconocieron entonces que el territorio poblano era para los cárteles de la droga muy atractivo por sus características.

Los funcionarios, sin embargo, trataron de aclarar que la presencia de capos no era común y que “El Grande” llevaba apenas rentando una residencia en el lugar por espacio de dos meses.

La caída de “El Barbas”

Otro gran escándalo en tierras poblanas fue cuando Arturo Beltrán Leyva, “El Barbas”, fue detectado antes de morir en manos de marinos en Cuernavaca, Morelos, que había estado por Puebla, escoltado por cinco pistoleros.

Fue en diciembre de 2009 cuando ocurrió la fuga y la muerte de “El Jefe de Jefes”, quien días antes de su fallecimiento estuvo hospedado en el hotel Villa Florida de la capital, después de acudir a una fiesta en Cholula. Sus acompañantes lo ayudaron a huir en helicóptero por el aeropuerto de Huejotzingo, y provocaron una balacera en la colonia La Libertad, del municipio de Puebla.

Las versiones recabadas por la Procuraduría General de la República (PGR) y por autoridades de Estados Unidos señalan que el capo estaba visitándose con un cirujano plástico.

Hoy las autoridades locales niegan la presencia de grandes grupos del narcotráfico en territorio poblano.
Sin embargo, los operativos federales, principalmente del Ejército Mexicano y la Marina-Armada de México, siguen.

En los límites de Puebla con Veracruz se cree que es buscado el gran capo, Joaquín “El Chapo” Guzmán.  Apenas a principios del mes pasado, la Marina hizo un despliegue de efectivos por tierra y por aire en la pequeña localidad de Alchichica, en el municipio de Tepeyahualco.

Existe la versión de que hace nueve años, justo después de que escapara del penal de máxima seguridad de Puente Grande, en Jalisco, el líder del cártel del Pacífico, vivió en dos colonias de la ciudad de Puebla.

Incluso antes de su captura, según la PGR en voz del ex procurador Rafael Macedo de la Concha, también la capital del estado le dio asilo, cuando el gran jefe de la droga tenía escasos recursos y quería suicidarse.

lunes, 15 de noviembre de 2010

"Tony Tormenta", el escurridizo

El jefe de un grupo violento tenía que morir así, de forma violenta. Alto, fornido, despistado, violento e inteligente son las palabras que definen a Antonio Ezequiel Cárdenas Guillén, la cabeza caída del cártel del Golfo.

Ezequiel Cárdenas Guillén

Hermano de Osiel, “El Mata Amigos”, extraditado desde hace tres años a Estados Unidos, ”Tony Tormenta” tenía en su poder a la organización delictiva encargada del negocio de la droga más violento de México, que durante años ha sido respaldada por los pistoleros más sanguinarios y cuya formación se hizo en el Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (Gafe) del Ejército Mexicano, “Los Zetas”.

Atrapado su hermano Osiel Cárdenas Guillén, en marzo de 2003 con la administración de Vicente Fox, Tony quedó a cargo de la organización delictiva con poderío en Tamaulipas, Veracruz, Tabasco y gran parte del centro del país, que hoy pelea territorios en toda la República Mexicana, tiene presencia en 20 entidades y realiza sus operaciones financieras en el Distrito Federal. El tráfico de cocaína, drogas sintéticas como metanfetaminas y “crystal” y mariguana es el giro de su negocio.

El corredor de Matamoros-Brownsville era el que aparentemente más ganancias le dejaba al grupo hasta la caída de Tony.

El del Golfo es también el cártel más golpeado por los gobiernos panistas, pero pareciera que las capturas de capos y operadores reaviva su fuerza y sus integrantes siguen operando y desarrollándose principalmente en las plazas en las que tienen dominio absoluto.

Ezequiel pesaba casi 100 kilos de peso y medía 1.80 de estatura. Moreno y con un bigote ralo pero largo que usaba permanentemente, nació en el rancho del Mezquital, en Matamoros, Tamaulipas –plaza de la que fue jefe también durante mucho tiempo-, hace 48 años. Tenía cinco hermanos.

Nació el 5 de marzo de 1962. Era piscis y los astros decían que era despistado pero inteligente, pues se respaldaba de tecnologías y equipos de seguridad que lograban burlar las capacidades de las autoridades. Estaba casado con Hermelinda Rivera.

Inició su carrera delictiva a finales de los años 80. Por "Tony Tormenta" ofrecía Estados Unidos 5 millones de dólares por causas pendientes en el país vecino y la PGR pedía 30 millones de pesos por otras 12 averiguaciones previas en territorio mexicano. Nadie cobró las recompensas y tras su muerte en manos de integrantes de la Secretaría de Marina queda a cargo del cártel del Golfo el también violento Eduardo Costilla Sánchez, “El Coss”.

Durante los últimos meses, Ezequiel encabezó la encarnizada lucha contra parte de “Los Zetas”, que se separaron del cártel para intentar quedarse con Tamaulipas, la gran plaza, y Nuevo León, que justamente ha vivido hechos violentos como nunca en su historia. Esta pugna inició hace dos años pero se recrudeció durante 2010.

Al heredero de los del Golfo lo cuidaba un grupo de escoltas denominado “Los Escorpiones” o “Los Escorpios”, para la raza, con la misma formación “zeta” que disparaba a matar a los adversarios e incluso a los que en algún momento fueron aliados. Tenía a su servicio casi a 400 personas.
 
“Tony Tormenta”, como los grandes jefes del grupo fundado por Juan García Ábrego en la década de los 30, pagaba protección a policías municipales, estatales y se cree que hasta a alguna autoridad federal. Pagaba también a empresarios que prestaban sus nombres a los negocios fachada que ocultaban el de los estupefacientes, que pese al cierre de la frontera con Estados Unidos, tenía buenos dividendos.

Pero además, parte de la actividad criminal del grupo es el secuestro, el tráfico de indocumentados y hasta el robo de gasolina.

En la muerte de políticos como el candidato priista al gobierno estatal, Rodolfo Torre Cantú, o del petista Juan Antonio Guajardo Azaldúa, aparece inevitablemente el nombre de la organización liderada por Tony.

Se movía en “trocas” que frenaban cuando daba vuelta por las calles a gran velocidad por su natal Matamoros, pero también hacía sus negocios en ciudades importantes como Reynosa, Río Bravo y la capital Ciudad Victoria.

Frecuentaba restaurantes, lavados de autos, supermercados y lugares públicos en los que vecinos de estos lugares lo ubicaban perfectamente. Como muchos de los capos del cártel, entre ellos el propio Osiel, era querido por poblaciones que se veían beneficiadas con alimentos, obras públicas e incluso juguetes que eran regalados en forma masiva a los niños los días 30 de abril.

“Licenciado” caído

La costumbre de la organización de decapitar, desmembrar y enterrar vivas a sus víctimas fue seguida por este sanguinario hombre que murió tras una larga lluvia de balas de armas largas y granadas.

También conocido como “Licenciado”  por quienes lo respetaban, que no eran pocos, Antonio Ezequiel cayó tras un trabajo de inteligencia de más de seis meses  de trabajo de la Armada de México, el pasado 5 de noviembre y después de haber burlado por lo menos otros dos operativos en los que supuestamente lo tenían ubicado.

Uno fue el 8 de septiembre y de él se libró gracias al apoyo de los estatales, sus policías fieles, que lo alejaron del ataque de las fuerzas federales.

El último ocurrió el 1 de noviembre, cuando escapó con sus “escorpiones” por delante y por detrás en un vehículo blindado y por francotiradores, quienes permanentemente cuidaban sus espaldas.

Pero esa tarde del viernes 5, tras una serie de balaceras que se extendieron por más de seis horas, “Tony Tormenta” cayó sin vida tras muros que quedaron como coladeras y las muertes de tres marinos y cuatro “escorpiones”. Se cree que detonaron más de 300 granadas de fragmentación.

Los tamaulipecos saben cómo reacciona el cártel tras la caída de sus grandes jefes. Por eso hay tanta inquietud, por eso los jóvenes y los maestros han dejado de ir a las escuelas o los colegios han decidido cerrar sus puertas.  Por eso ciudades como Mier han quedado vacías por el miedo a lo que se espera o tres instalaciones policiacas en Nuevo León han resultado agredidas a balazos.

Las amenazas de bomba cunden en las principales plazas de los del Golfo, sobre todo en Matamoros, aparentemente acéfalos pero operando, como de costumbre.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Éxodo en Tamaulipas

Operativo militar en Ciudad Mier tras balacera  hace dos meses.
Los habitantes de Ciudad Juárez fueron los primeros que huyeron de la violencia, algunos incluso se mudaron a El Paso, Texas, y otras ciudades estadounidenses, donde volvieron a establecer sus negocios y ya decidieron quedarse permanentemente.

Lo que hoy ocurre en Tamaulipas es similar pero con algunas diferencias dada la pobreza y situación de los habitantes de sus municipios; una de ellas es que como a quienes constituyen las comunidades de las zonas fronterizas del estado se les complica más ingresar a territorio estadounidense, han decidido escapar hacia el sur, hacia otras ciudades del país pero incluso del mismo estado. Quizá porque son gente que no tiene negocios y cuentan con menores posibilidades de desarrollo.

Lo que ocurre con los habitantes de Ciudad Mier y la reacción en el municipio de Miguel Alemán, ambas localidades de Tamaulipas, es interesante. Del primer lugar decidieron emigrar hacia la segunda ciudad, donde el ayuntamiento ya hasta les improvisó un albergue y está solicitando apoyo incluso al DIF para crearles las condiciones indispensables para habitar dignamente y darles empleo a corto plazo.

Quienes realizaron el éxodo de Ciudad Mier ya son 400 personas, una cantidad nada despreciable, que si las autoridades locales saben emplear de manera eficiente, podrán hacer maravillas para la pequeña localidad de Miguel Alemán.

Municipios vecinos, también de Tamaulipas, están contribuyendo con alimentos, agua, medicinas, cobijas y algunos objetos necesarios para que las familias empiecen su nueva vida en una localidad considerada menos violenta. 

Esta entidad del noreste mexicano ya vive otras modificaciones en su conformación, desarrollo y estilo de sus comunidades a partir de la violencia generada por el narcotráfico. Hay, además del éxodo de pobladores de Ciudad Mier, dos situaciones que obligarán a las autoridades estatales y federales a hacer algo por el estado, y no sólo al nivel de la fuerza pública.

En primer lugar, los jóvenes e inclusive los maestros están dejando de ir a las escuelas frente al temor de ser víctimas de balaceras.

Esta problemática se ve reflejada en las universidades, como la Autónoma de Tamaulipas, donde las autoridades académicas han visto redicur considerablemente el número de jóvenes del exterior interesados en realizar intercambios escolares para habitar temporalmente en territorio tamaulipeco. Se calcula esta disminución en un 70 por ciento.

Enseguida, destaca como parte de las reacciones a la violencia el cierre de algunos negocios de ciudades de la frontera como Reynosa y Matamoros, que ha sido tan evidente que algunas colonias, antes pujantes, hoy lucen abandonadas.

Habrá que estudiar en algunos meses cómo avanza o retrocede, se desarrolla o se estanca, reacciona o modifica su perfil el estado de Tamaulipas frente a grupos del crimen organizado que tienen el control de poblaciones completas y las orillan a tomar decisiones que podrán subir de tono.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

El extraño repliegue de "La Familia"

Captura de 44 integrantes de "La Familia" en Lázaro Cárdenas.
Entre ayer y hoy los medios de comunicación locales de Michoacán, tanto electrónicos como escritos, difundieron los mensajes que presuntamente envió "La Familia Michoacana" anunciando su posible retiro bajo la condición de que las autoridades dejaran de utilizar al nuevo cártel como bandera para atacar y provocar mayor inseguridad entre los habitantes del estado.

El mensaje, extraño desde donde se vea, incluso fue la nota "de ocho" del diario La Jornada en aquella localidad y apareció en desplegados de otros importantes periódicos. Los responsables del mismo incluso dijeron que someterían a consideración de la ciudadanía su decisión a través de las redes sociales.

Es raro porque no se sabe a ciencia cierta quiénes lo escriben, si de verdad una organización delictiva con tanto poder en el centro del país está dispuesta a perder una "plaza" que disputa en el control del tráfico de drogas y por qué algunos medios no cuentan con los filtros para evaluar si se difunde esta noticia, que finalmente llegó a todo el mundo.

La campaña de difusión crece hoy porque en distintos municipios del estado un grupo de jóvenes reparte panfletos y volantes con esta misma información.

El mensaje debe ser motivo de análisis. Y habrá que ver, pese a que las autoridades de seguridad federales y locales no den una respuesta por escrito o través de un discurso, si efectivamente se consigue que paulatinamente la sociedad michoacana se sienta más segura y disminuyan los índices delictivos.

Si es así, quién se encargaría entonces de evaluar que "La Familia Michoacana", presuntamente detrás de los mensajes, efectivamente sienta satisfecha su petición y decida replegarse.

¿Habrá que esperar que otra vez a través de desplegados el grupo delictivo dé su supuesta respuesta? El asunto es difícil de explicar y, en todo caso, habría que pensar quién está detrás de los mensajes e incluso detrás de la tan famosa "familia" de narcos.

martes, 9 de noviembre de 2010

Policías "a modo" de los gobiernos

Hace más o menos ocho años se vivió en el Distrito Federal el fortalecimiento de su policía local a costa del abuso y explotación de miles de uniformados. Hoy en el Estado de México surge un dato que permite establecer que ahí se sigue ese mismo modelo, cuando las autoridades estatales presumen que cuentan con un nutrido grupo de agentes al servicio de la ciudadanía, cuando no todos están en esa nómina.

El asunto es así. En ambas entidades existe la figura de las policías auxiliares, que son de paga pero pertenecen a los gobiernos capitalino o del Estado de México, dependiendo de quien hablemos. Es decir, las corporaciones reciben dinero de empresas y particulares por otorgar sus servicios pero estructuralmente forman parte de las respectivas secretarías gubernamentales de seguridad.

La confusa y mañosa figura permite utilizar a estos uniformados "a modo". El esquema lo conoce perfectamente bien David Garay Maldonado, quien hoy es director de la Agencia de Seguridad Estatal (ASE) del Edomex y hace ocho años fuera el secretario de Seguridad Pública del DF.

Los explotados policías auxiliares del Estado de México.
En aquel entonces la policía capitalina tendría unos 10 mil agentes, pero esta fuerza crecía hasta 70 mil si se incluía a los integrantes de la Policía Auxiliar del DF y de la Policía Bancaria e Industrial (PBI), ambas corporaciones de paga.

El esquema era muy sencillo, los policías-vigilantes de estas corporaciones cubrían sus servicios para empresas, pero si la autoridad capitalina los necesitaba para las vallas por el Desfile del 20 de Noviembre o para atender la seguridad de una multitud en un concierto, por ejemplo, hacía uso de ellos, sin importar que doblaran turnos sin que éstos les fueran remunerados.

Esta situación es posible porque las leyes estatales de seguridad pública (la del DF es de 1993 y no ha sido actualizada) lo permiten. O sea, hay un vacío legal pero no se viola ningún ordenamiento, pese a la sobreexplotación policiaca.

La situación hoy es tema debido a que legisladores locales del Estado de México, del PAN y del PRD, se enteraron de que las armas que son para policías estatales en la entidad son entregadas también a uniformados de los Cuerpos de Seguridad Auxiliares del Estado de México (Cusaem), que equivalen a los policías auxiliares y bancarios del DF. Esto significa que a los policías-vigilantes mexiquenses también el gobierno los utiliza para acciones de seguridad pública, independientemente de sus servicios a empresas y particulares.

Los diputados, en breve, realizarán la denuncia correspondiente a la PGR, por el mal uso de las armas de fuego.

Sí, quizá el engrosamiento a través de este procedimiento de las policías estatales sea en beneficio de la ciudadanía, pero si consideramos que con ello los gobiernos se ahorran un buen dinero y los agentes no rinden lo mismo por la explotación (que además han denunciado tímidamente en múltiples ocasiones frente al riesgo de perder su trabajo), ¿cuál es la ganancia para todos nosotros?  

domingo, 7 de noviembre de 2010

Con quiénes se codea "El Chapo"

La poderosa Hillary Clinton.
¿En qué se parecen el presidente Barack Obama,  Hillary Clinton y Joaquín "El Chapo" Guzmán? Respuesta: En que los tres aparecen en la lista de Forbes de los personajes más poderosos del mundo.

¿En qué se parecen los empresaros Bill Gates y Carlos Slim, y Joaquín "El Chapo" Guzmán? Respuesta: En que los tres aparecen en la lista de Forbes de los personajes más ricos del mundo.

¿En qué se parecen el terrorista Osama Bin Laden, el asesino Robert William Fisher y Joaquín "El Chapo" Guzmán? Respuesta: En que los tres se encuentran en las listas de los fugitivos más buscados por las agencias de Estados Unidos.

¿Qué gracia envuelve al narcotraficante sinaloense para codearse con hombres y mujeres que tienen la distinción de liderar los listados por destacar en algo, bueno o malo?

El poderoso Barack Obama.
Ni el presidente Felipe Calderón se encuentra entre los poderosos o ricos. Pero sí el hombrecillo que rebasa los 50 años de edad y apenas y alcanza el metro 60 centímetros de estatura.

Guzmán Loera, líder del cártel de Sinaloa, logró escapar del penal "de máxima seguridad" de Puente Grande, en Jalisco, con ayuda oficial, hace nueve años. Hasta hoy no se sabe su paradero o por lo menos públicamente no se conoce la información, aunque un hombre con tanto poder ni debe estar escondido ni debe vivir entre la zozobra de cambiar su domicilio a cada rato.

Tiene dinero para pagar su seguridad y tiene poder para ordenar cómo deben protegerlo. Así parecen señalar los peldaños que ocupa en las listas de la revista Forbes. Su negocio de la droga, ilícito por cierto, sigue dejándole buenas ganancias y se expande desde México hasta Estados Unidos, Sudamérica, Europa e incluso Australia.

El poderoso "Chapo".
A las autoridades mexicanas no se les hace nada simpático que "El Chapo" tenga las mencionadas distinciones, pues dicen que es el antiejemplo de lo que los jóvenes deben hacer en la vida: irse hacia el camino de las drogas. De entrada, hacen una fuerte crítica a Forbes.

¿Pero cómo darles entonces ese mensaje a los muchachos de nuestro país? ¿Cómo decirles que si son "hombres de bien" seguramente no destacarán tanto y a esos niveles como el capo de la droga? Es una de las grandes paradojas que sí, sólo en México pueden ocurrir.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Los "malos" de Tepito

Hay una serie de pistas para sospechar que los jóvenes ejecutados en Tepito la semana pasada estaban involucrados en actos delictivos.

Tepito, el "barrio bravo.
Por ejemplo, el procurador capitalino Miguel Ángel Mancera decidió solicitar a un juez el arraigo del único de los siete agredidos que logró sobrevivir: Irving Martínez Olvera, de 22 años de edad, por algunos antecedentes detectados por las autoridades ministeriales y de quien incluso asegura el funcionario que está tratando de encubrir a los responsables del ataque.

El denominado "barrio bravo", además, tiene el estigma de albergar a algunas personas que delinquen, que si bien se confunden entre los vecinos honorables y honestos, asaltan a compradores del gran tianguis que se establece en sus calles y venden productos ilícitos como drogas y armas de fuego de altos calibres.

Digamos que ni sus creencias les ayudan. Entre los devotos tepiteños de San Judas Tadeo que cada día 28 de mes acuden a la iglesia de San Hipólito, se combinan jóvenes que entre sus conversaciones, con el santito de bulto en mano, comentan por las calles dónde lograron conseguir un "cuerno de chivo" a mejor precio.

Sí, todo esto ya lo hemos escuchado pero no es el tema a discusión. El problema de fondo no es asegurar si los muertos en esta imparable guerra de agresiones a balazos que vive nuestro país están o no con el narcotráfico -que por supuesto, no podemos generalizar, sobre todo en el caso de niños que han sido víctimas en retenes militares, por ejemplo-, sino que no se puede admitir que la delincuencia organizada siga dejando tanta sangre.

Por eso hay ley: códigos penales, códigos de procedimientos penales, leyes de justicia cívica, una Constitución, porque en medio de tanto fuego cruzado estamos todos y cada uno de nosotros y está gente que ya perdió los espacios públicos para convivir y pasar el tiempo.

Si los delincuentes están en la calle, el error es que sigan ahí y no en la cárcel, y que entre ellos se maten. Si los que nada tienen que ver en esta batalla pierden la vida, el asunto está peor porque muchos de los cañones no vienen de las balas de delincuentes, sino de las que utilizan con permiso el Ejército y las policías.

Quizá el presidente Felipe Calderón tenga razón en reconocer la falta de oportunidades de los jóvenes; por lo tanto, no deberían ser sus cuerpos de seguridad los únicos que trabajen al respecto.

En conclusión, los jóvenes de Tepito abatidos por las balas, independientemente de quienes hayan sido, no merecían morir de esa forma en la calle. Ninguna ley establece esa sanción, en todo caso.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

La justicia como instrumento

Increíble pero la versión existe. Que Julio César Godoy Toscano logró ingresar a la Cámara de Diputados para rendir protesta como legislador e impedir su detención gracias al fuero, con permiso de la Procuraduría General de la República (PGR) y otras autoridades federales.

¡Otra vez, Poiré!
La explicación es que el gobierno federal ha concretado más amarres con los perredistas para vencer al PRI en las siguientes elecciones, partido que que ya de por sí ha ganado puestos importantes en comicios intermedios.

Por supuesto, señala esta versión, debe parecer ante la ciudadanía como que se actúa con legalidad y que se vea como que el presunto delincuente, supuestamente vinculado con delincuencia organizada, burló a la Policía Federal y al cerco que se había instrumentado para acceder al recinto legislativo.

Dicen que de todo ello sabía Arturo Chávez Chávez, el procurador, pero si existía la duda sobre esa versión, hay otro dato generado apenas este lunes que llama la atención.

Alejandro Poiré, el vocero de Felipe Calderón en el tema de seguridad, pidió, suplicó a los medios de comunicación que difundieran una noticia para, bajita la mano, golpear a una diputada del PRI.

Se trata del arraigo otorgado por un juez a la PGR en contra de dos familiares de Blanca Juana Soria Morales, presuntamente vinculados con el delito de secuestro.

En la información difundida se explica que las investigaciones y actuaciones ministeriales para determinar lo procedente en contra de los involucrados carecen de "motivaciones, intenciones políticas o partidistas".

A pesar de esta explicación, sin embargo, el golpe ya estaba dado. ¿Son las autoridades de justicia y seguridad un instrumento político, entonces?

lunes, 1 de noviembre de 2010

Apuesta contra la violencia

El nuevo plan denominado Mando Único Policial, a nivel estatal, es una de las grandes apuestas del gobierno federal, entre otras cosas, para controlar a decenas de miles de agentes preventivos que operan en el país pero sobre todo, para poder combatir más eficazmente la violencia.

En síntesis, se trata de que cada estado cuente con su jefe de policía que tenga el control no solamente de sus uniformados a nivel estatal, sino que ponga en cintura y se encargue de las múltiples policías municipales cuyo trabajo a detalle hoy se le sale de las manos a cualquier autoridad.

Policías federales protestando en Ciudad Juárez. Cuartoscuro
Este esquema es el que funciona en la Ciudad de México, donde hay una sola policía preventiva, con un secretario como jefe, y no existen las policías delegacionales, que equivaldrían a las municipales.

De acuerdo con un análisis del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de más de 2 mil 400 municipios que existen en el país, sólo 180 corporaciones municipales reúnen características de desarrollo que permitirían a sus agentes incluirse en el esquepa del Mando Único Policial.

Por supuesto, si se habla de 32 juevos jefes policiacos -uno por cada entidad-, junto con sus subordinados, cada uno deberá someterse a los parámetros de calidad, capacitación y esquemas de control de confianza requeridos por una sola ley a nivel nacional.

De paso, los policías federales deberán definir mejor sus funciones y logar que su trabajo sea más eficaz; no olvidemos que estos agentes también cometen corruptelas y también desobedecen a sus mandos a través de protestas en las que suelen denunciar malas condiciones laborales y tratos despóticos de los superiores.

El proyecto suena bien. Aunque suponemos que la situación de extrema violencia que vive nuestro país no debe resolverse a través del garrote ni de acciones solamente policiales o militares, pues existe un transfondo de abandono social, educativo, cultural, y de crecimiento de la cultura de la transa, los esquemas de seguridad deben cambiar para enfrentar de mejor manera el problema.

Este esquema debería aprobarse en lo inmediato porque es una de las grandes apuestas de Felipe Calderón y quizás una de las formas en que reivindique su labor en materia de seguridad. Deberá ser una oportunidad para que demuestre que el proyecto tiene su razón de ser y, de paso, para que le permita guardar a sus soldados en los cuarteles o que los canalice a la destrucción de estupefacientes, a la aplicación del plan DN-III en casos de desastre o que los ponga a liberar cartillas y a cambiar armas de fuego por despensas a los ciudadanos.

En resumidas cuentas, los mexicanos lo que queremos es ver planes lógicos que permitan sentirnos en ambientes y en comunidades más seguros, sin balazos en casas particulares, plazas públicas o carreteras, donde los automovilistas mueren de miedo cuando un retén de uniformados les marca el alto.

Ya hablaremos cuando el tema del Mando Único empiece a funcionar.

jueves, 28 de octubre de 2010

Morir lejos de San Juditas *


Por Arturo Moreno

El ruido que provocaba una camioneta vieja al acercarse lentamente fue lo que alertó a siete jóvenes de la colonia Morelos de que esa noche, previo a la celebración de San Judas Tadeo, habría problemas.

Como era costumbre desde hacía varios años, los siete se fueron reuniendo poco a poco frente a la calle de Granada para convivir al amparo de los puestos ambulantes de comida que se instalan en esa calle.

Sin embargo, la noche del miércoles se juntaron con un objetivo mayor: los movía en ese momento la fe que todos compartían para acudir juntos al amanecer a demostrar su devoción en la iglesia de San Hipólito, al santo que los protegía: San Judas Tadeo.

“Ellos también se iban a Chalma y todo eso, todos los chavos salían de viaje, pero es mala onda y los vamos a extrañar”, recordó un joven vecino de la colonia Morelos, quien “los veía del diario aquí en la calle”.

Con ese propósito se reunieron Saúl Dom Hernández, de 21 años de edad; Ariel Ocampo Arévalo, de 21; Daniel Morales Pérez, de 26; Jhonatan Aguinaga Torres, de 28; Alan Alejandro Rosas Pérez, de 19; Miguel Ángel Rosas, de 20, e Irving Martínez Olvera, de 22.

El día estaba por terminar como cualquier otro en la calle de Granada hasta que una camioneta tipo van irrumpió, alrededor de las 23:30 horas, en la esquina que forma con la avenida del Trabajo y que era territorio de los chavos.

Primero fueron las palabras y los gritos que anunciaban una discusión mayor entre los tripulantes de la camioneta y los siete jóvenes, lo que provocó temor entre los transeúntes.

Otro vecino del lugar que se encontraba cerca de la tienda “El Oso”, frente a donde ocurrirían los hechos violentos posteriores, relató que tras la discusión, de manera sorpresiva, bajaron tres hombres armados de la camioneta.

El conductor permaneció en su interior, atento de las ráfagas de balas que sus compañeros descargaban contra los siete jóvenes, quienes no tuvieron la posibilidad de defenderse.

“Yo estaba en mi casa cuando empecé a oír el despapaye, se oyeron muchos balazos”, aseguró un joven quien no quiso dar su nombre por temor a las represalias que se pueden sufrir en este Barrio Bravo.

La gente no supo que hacer; cuando cesaron los disparos, el testigo que se encontraba cerca de un puesto, relató que sólo se escuchó: “ya estuvo, ya estuvo”.

Ya estuvo, la noche terminó para los rafagueados; los tres sujetos subieron a la camioneta dejando decenas de impactos de bala en la pared del número 127 de la calle de Granda y los siete cuerpos tirados, donde hoy por la tarde permanecen veladoras encendidas para recordarlos.

A uno de los vecinos de la Morelos que contó detalles de los hechos se le preguntó si no tenían miedo.

“La verdad no, jefe, porque es lo del diario, ¿no?”, aseguró.

(* Texto publicado hoy por Notimex)


Foto: AFP

De luto



Jueves de silencio. Por 48 jóvenes abatidos por las balas. Por 48 familias enlutadas en Ciudad Juárez, Tijuana, Tepic y el barrio de Tepito, en la Ciudad de México.

miércoles, 27 de octubre de 2010

México corrupto


Cuando llegó el PAN a la presidencia de la República, con Vicente Fox a la cabeza, el impulso a la lucha anticorrupción contra los funcionarios de gobierno predominantemente federales parecía sin precedentes.

La Secretaría de la Contraloría y Desarrollo Administrativo (Secodam) tuvo un fuerte apoyo y se dieron, aunque a cuentagotas, algunos resultados de un interesante trabajo de investigación a los servidores públicos.

A ocho años de distancia, esa área de gobierno se redujo a su mínima expresión y el tema ya no importa. Quizá por eso no deberá extrañarnos la vergonzosa calificación de 3.1 que dio a México Transparencia Internacional en el tema. Lo peor es que bajó todavía dos décimas con respecto a la última medición.

Esto podrá explicar nuestra cultura de la transa que tiene hoy un apogeo importante a nivel de policías municipales, policías estatales, ministerios públicos (en entidades como el Estado de México es más visible), funcionarios encargados de trámites administrativos y hasta soldados, como los que se encargan de meter a la cola a los jóvenes que liberarán su cartilla en Iztapalapa, a cambio de... ¡tres quesadillas de chicharrón!

Si eso lo traducimos a otros niveles como el otorgamiento de licitaciones públicas o permisos a empresarios, imaginemos el dineral que se mueve a partir de lo intereses de todos los involucrados.

Aunque no nos consta pero si por algo se dice, los ministros de la Suprema Corte y los diputados de la capital son "maiceados" para tomar decisiones, la confianza se sigue reduciendo hasta los más bajos niveles.

Y en cuanto a los resultados electorales de la comunidad que ustedes gusten, el que tuvo más dinero logró ganar un comicio y adueñarse prácticamente de un territorio, dinero que se sospecha pudo provenir de los empresarios que más ganan en este país. ¿Quiénes son? Ojalá podamos preguntárselo a Joaquín "El Chapo" Guzmán, uno de los que forman parte de la prestigiada lista de Forbes con los nombres de los hombres más ricos del mundo.

Pero también es cierto que el valiente vive hasta que el cobarde quiere. Es decir, el corrupto vive hasta que el que se deja corromper se deja. Sí, los ciudadanos tenemos la mitad de la culpa y habrá que sentarse a reflexionar si a partir de un cambio individual de conducta, podremos poco a poco ubicar a nuestro país, hablando de transparencia, al nivel de Dinamarca... o de Uruguay, por lo menos.

martes, 26 de octubre de 2010

Ciudad Juárez


Las reacciones de la sociedad civil, cada vez más desesperada, continúan ante los crímenes día a día más crudos, cercanos y graves en comunidades ya muy lastimadas como la de Ciudad Juárez.

Más de 15 organizaciones civiles de Chihuahua y el Distrito Federal son las que levantan la voz para pedir, esta vez, que organismos internacionales como la ONU o la UNICEF envíen a observadores a la ciudad fronteriza. Quieren que sean sus representantes los que atestigüen qué está pasando, por qué el fenómeno de la violencia tiene como blancos a jóvenes, a peridistas, a cualquier integrante de la sociedad, sin que haya trabajo gubernamental que la contenga.

Algunos de los grupos que dieron ayer a conocer su petición son los capitalinos Cauce Ciudadano, Ririki Intervención Social, Incide Social, Marabunta, Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria, Red de Cultura de Paz y Servicios y Asesorías para la Paz, y los establecidos en Ciudad Juárez, Frente Plural Ciudadano, Consejo Ciudadano para el Desarrollo Social, Comité Médico Ciudadano, Red Mesa de Mujeres y Red por la Infancia en Juárez.

La gota que derramó el vaso fue el crimen de 13 jóvenes asistentes a una fiesta de cumpleaños en la localidad, perpetrado este fin de semana. Quizá lo más grave del asunto es que el hecho ocurriera pocos días después de que el presidente Felipe Calderón estuviera en territorio juarense encabezando una serie de nuevos eventos en pro de la seguridad.

Y es que pareciera que quienes cometen los crímenes desafiaran al mandatario y a su gabinete de seguridad que no ha sabido prevenir los delitos y al parecer ni siquera cuenta con un diagnóstico efectivo de lo que está ocurriendo en esta frontera. Ni su policía Genaro García Luna, ni su soldado Guillermo Galván o su MP Arturo Chávez parecen tener idea de cómo enfrentar y detener a este fenómeno.

Ciudad Juárez, con sus comunidades que aún siguen y que no tienen de otra o decidieron por cuenta propia permanecer ahí, tienen hoy la esperanza de que las acciones desarrolladas por los propios civiles sean más efectivas que los operativos, acciones, mesas redondas, foros y decisiones tomadas de último momento por un gobierno federal y varios locales que no han sabido hacer su trabajo.

Para colmo, la desconfianza de una ex procuradora posiblemente vinculada con un grupo de sicarios -los de la "La Línea", dicen- enrarece más el ambiente.

(Foto: Ciudad Juárez, siempre en alerta máxima)

lunes, 25 de octubre de 2010

¿Quién puede interpretar el caos?


Ciudad Juárez. Trece jóvenes que celebran una fiesta en dos domicilios mueren acribillados. Los agresores presuntamente buscaban a un narco conocido como "El Ratón", que se encuentra prófugo.

Tijuana. Trece internos del centro para adictos "El Camino" son colocados con las manos arriba en las paredes. Un grupo de desconocidos los ejecuta a balazos y después amenaza por las frecuencias de radio policiacas que es solamente el principio, pues habrá un muerto por cada tonelada de marihuana incautada hace unos días. En total fueron 134.

Saltillo. Después de tres balaceras efectuadas en distintos puntos de la ciudad, un cuarto tiroteo deja como saldo tres muertos, integrantes de una familia.

San Luis Potosí. En pleno centro de la ciudad, cerca del bar "Greco", un grupo de delincuentes agrede a balazos y con granadas a integrantes del Ejército Mexicano. El resultado son tres civiles muertos, varios lesionados, así como daños a construcciones contiguas y casetas telefónicas.

Apatzingán. Elementos del Ejército y la Marina realizan un operativo para capturar a supuestos narcotraficantes en pleno concierto de la cantante grupera Jenny Rivera. Debido al tumulto, se arman empujones y golpes y hay más de 100 lesionados, varios de ellos graves.

Estos son cinco ejemplos de lo que nuestro país vivió el fin de semana en hechos violentos. Lo peor del caso es que las autoridades federales y locales han roto récords en número de drogas decomisadas, calibre de narcotraficantes y delincuentes organizados que han detenido, y tamaño de acciones en contra de los criminales, lo cual no se ha visto refrlejado en la tranquilidad de los ciudadanos.

¿Quién entonces puede explicar qué es lo que está pasando? ¿Por qué las acciones gubernamentales parecen encender cada vez más la llama de la violencia? ¿Estamos hablando de una guerra entre narcos, entre narcos y militares, entre narcos y civiles? ¿Quién contra quién? ¿De dónde surge el caos y quién podrá pararlo?

Si ni los gobiernos son capaces de explicarlo y mucho menos contenerlo, ¿qué podemos esperar los mexicanos comunes?, ¿qué otra desagradable sorpresa nos espera en nuestras comunidades? Hace falta quién nos diga qué es lo que está ocurriendo.

(Foto: Trece jóvenes murieron acribillados en una fiesta de cumpleaños en Ciudad Juárez. EFE)